Document

Cartilla Municipal de Taxi

Tf. 91 705 73 51

Email: cartilla@cartilladeltaxi.es

Pregunta por WhatsApp

Gran nobleza de taxista

La protagonista de esta historia vive en Bolton (Reino Unido) y después de ver una película, pierde el último tren de regreso a su casa.

Empieza a ponerse nerviosa, porque el siguiente tren no sale hasta las 4:00 de la mañana y debe presentarse temprano a su trabajo esa misma mañana.

Detiene un taxi y nada mas entrar en el vehículo, se da cuenta de que el taxista está finalizando su turno de trabajo, por lo que directamente abre la puerta de nuevo, para salir, sin embargo, el taxista la detiene.

Algunas personas son diferentes

Taxista: «No se preocupe por mi hora de salida. ¿A dónde va?».

Clienta: «Verá, voy a mi casa en (le digo mi dirección)«.

Taxista: «Muy bien, vámonos entonces».

Durante el trayecto, pero no puedo evitar mirar el contador todo el rato y ver como va avanzando. Hace poco que he perdido mi trabajo. Miro mi bolso me doy cuenta que no voy a tener suficiente dinero. Decido detener el taxi.

Clienta: «Muy bien, puede parar aquí, gracias».

Taxista: «Pero… estamos a punto de llegar a tu casa».

Clienta: «Si, lo sé, pero conozco el camino desde aquí. De todos modos, no tengo suficiente dinero para pagar la ruta completa».

Taxista: «No importa, puedo pasar por un cajero automático».

Clienta: «Verá, sucede que este es el único dinero que tengo hasta cobrar mi sueldo. Acabo de perder mi trabajo, y esta noche he perdido el último tren porque el tranvía se retrasó».

Me callo un momento para calmarme. Luego, intento entregarle el dinero.

Taxista: «Tranquila, este viaje será gratis».

Apaga el taxímetro.

Clienta: «No, de verdad, ha cumplido con su parte y debo pagar por ello».

Taxista: «Verá, voy a ser sincero: es cierto que había terminado mi turno cuando detuvo el taxi, pero ha sido muy amable. Es joven y está preocupada porque llega a casa a las 2 de la madrugada, pero en lugar de insistir en que la lleve a su casa, prefiere seguir andando, con lo que podría tener algún problema. También fué muy honesta. En realidad, la mayor parte de mis noches de trabajo se pasan tratando de conseguir que la gente pague».

Le doy las gracias pero igualmente intento salir del taxi. Me detiene nuevamente.

Taxista: «¡No sea ridícula! Quiere ir a su casa. Muy bien, yo la llevaré”.

El taxista la lleva hasta su casa sin cobrar. Amabilidad inolvidable.

Desde entonces, ya con nuevo trabajo, cada vez que toma un taxi, añade un extra, en recuerdo de aquel taxista que la ayudó.

! Animo ¡

Comienza tu entrenamiento

Si quieres, hoy mismo puedes empezar a preparar tu examen

Si tienes preguntas, dudas, o decides apuntarte al entrenamiento para la Cartilla de Taxi, nos puedes contactar por WhatsApp, por llamada telefónica o por correo electrónico.

Deja un comentario

error: Content is protected !!