Cartilla Municipal de Taxi

Tf. 91 705 73 51

Email: cartilla@cartilladeltaxi.es

Extrañas historias en el Taxi

Un taxista que sorprende a sus pasajeros con una serpiente gigante

Con la intención de promocionar un libro que acababa de escribir, un ex taxista de Nueva York recogía pasajeros sin avisar que el taxi escondía un desagradable sorpresa.

En cuanto el taxi se ponía en marcha y los desprevenidos pasajeros no podían escapar, aparecía una enorme pitón birmana de 4,2 metros deslizándose por el asiento, produciéndose las consecuentes reacciones de gritos y ataques de pánico.

El agradable taxista, ya no trabaja a tiempo completo, pero según dice, ocasionalmente se pone detrás del volante de vez en cuando, «por diversión».

Un taxista detenido por drogar a sus pasajeras para verlas orinar

Un conductor de taxi en Osaka (Japón), fue puesto bajo custodia policial después de que se descubriera que había dado bocadillos con un potente diurético, a cincuenta de sus pasajeros femeninos. Luego se negó a dejarlos salir del vehículo para poder verlos retorcerse y, en algunos casos, orinar, en la parte trasera de su cabina.

El taxista, un hombre de 41 años, supuestamente dio a las mujeres galletas que contenían furosemida, un diurético perteneciente al grupo de las sulfonamidas y luego eligió intencionalmente rutas largas y congestionadas para que se vieran en la necesidad desesperada de ir a un baño.

Una mujer de 20 años se puso en contacto con las autoridades después de haber montado en el taxi, afirmando que poco después de comer un puñado de bocadillos que él taxista le había proporcionado, sintió el impulso repentino de orinar. Le pidió al conductor que detuviera el automóvil, pero él se negó. En su lugar, le pasó una hoja absorbente y le dijo: «Si no puedes sujetarlo, está bien hacerlo en la cabina».

La policía registró la casa del taxista, descubriendo un alijo de 120 tabletas de furosemida junto con una colección de vídeos tomados dentro del taxi, que mostraban a las mujeres con una gran incomodidad y, en algunos casos, se orinándose.

«Me emocionaba ver a las mujeres tratando de contenerlo», dijo a la policía. «Lo hice tal vez 40 o 50 veces».

El taxista que recibió una propina de 1000 dólares, por un trayecto de dos minutos

Pasar del punto A al punto B, era algo rutinario para este taxista, hasta que sucedió lo que contaremos a continuación.

Este profesional, conductor de taxi en Filadelfia, recogió un pasajero y lo llevó a su destino. El viaje duró menos de dos minutos.

Cuando llegó el momento de pagar la tarifa de 4,3 dólares, el pasajero dejó una enorme propina de 989.98 dólares. El taxista se quedó aturdido a causa de la enorme gratificación, por lo que repetidamente le comentó al cliente que había ocurrido algún error. El pasajero respondió: «Eso es lo que quiero darte. Sé lo que hice».

Después del incidente, todavía incrédulo, el taxista comentó con su empresa lo que acababan de suceder. En un esfuerzo por rastrear al bienhechor, la empresa de taxis de Filadelfia contactó a la compañía de tarjetas de crédito, que se negó a revelar el nombre del pasajero por razones de privacidad.

Si bien el pasajero generoso sigue siendo un desconocido, la empresa de la tarjeta de crédito procesó la tarifa después de que pasaran 30 días sin reclamación alguna. Por supuesto, el taxista espera conservar la propina.

Artículos relacionados:

error: Content is protected !!