Document

Cartilla Municipal de Taxi

Tf. 91 705 73 51

Email: cartilla@cartilladeltaxi.es

Pregunta por WhatsApp

Conductor de taxi en Nueva York 1

¿Es divertido parar en el trabajo, ante quien solo hace auto-stop?

¿Resulta agradable circular por calles saturadas y continuos atascos?

¿Resulta relajante tocar la bocina sin motivo aparente?

Motivación verdadera

En caso de haber contestado SI, a las anteriores preguntas, quizá deberíamos preguntarnos a nosotros mismos, si tenemos algún tipo de propensión natural a trabajar como taxista.

Un conductor de taxi es alguien que circula por las calles de la ciudad, llevando a indefensos pasajeros desde el punto A, al punto B, por una pequeño importe, que los pasajeros llaman tarifa o peaje, porque casi nunca les gusta.

El verdadero objetivo es el dinero. Cuantos más viajes se realicen, más billetes se quedan a vivir en el bolsillo del taxista.

Desafortunadamente, con alrededor de 22.000 € de media anual, los conductores de taxi no se pueden plantear como objetivo, ganar un sueldo extraordinero, pero se trata de una buena opción de trabajo para mucha gente.

También se puede considerar como muy buena segunda opción de trabajo, como un seguro de trabajo inmediato o como bote salvavidas, por si acaso el trabajo principal desaparece.

No es fácil trabajar conduciendo un taxi en Nueva York

De manera que, en Nueva York, simplemente ¿te presentas en la empresa y te dan un coche amarillo con una luz verde en el techo? No exactamente.

La mayoría de los conductores de taxi en Nueva York, alquilan su vehículo a empresas con grandes flotas de taxis. El coste de alquiler incluye el seguro, emisora o cualquier equipo de comunicación y mantenimiento del automóvil.

Por supuesto, siempre existe el taxista emprendedor, con mentalidad empresarial, que en algún momento conseguirá su propio vehículo y se convierta en propietario.

El conductor de taxi, para conseguir su beneficio diario, aparte de los costes fijos de gasoil, alquiler del vehículo, etc. debe añadir otros costes adicionales. Con suerte, después de pagar todo ese conjunto de gastos fijos, quedará dinero suficiente para pagar algún lujo, como casa, vacaciones, o lo que sea.

Durante una jornada normal de trabajo, se pasará la mayor parte del tiempo recogiendo y dejando a gente en diferentes lugares. Desde la emisora se indicarán puntos de recogida a los taxistas, o ellos mismos encontrarán pasajeros, simplemente recorriendo zonas estratégicas de la ciudad, o visitando paradas de taxis.

Una vez con los pasajeros a bordo, se les deberá llevar lo más rápido posible a algún lugar, por lo que será necesario conocer y comprender los sistemas de carreteras y los patrones de tráfico de la zona en que se trabaje (preguntar al cliente casi nunca será la mejor opción).

Buen servicio al cliente

El buen servicio al cliente constituye gran parte del trabajo. No es necesario tener don de gentes para ser taxista, pero realmente ayuda. Los conductores de taxi se encuentran cada día con personas de todo tipo. En un momento pueden llevar a algún pasajero a un funeral, e inmediatamente después, incluso en el mismo lugar, recoger a un grupo de estudiantes que vayan de fiesta.

A ningún pasajero le gusta ver como el taxímetro sigue subiendo, mientras espera atascado en medio del tráfico, pero hay veces en que no se puede remediar, de manera que el taxista hace lo que cualquier padre con su bebé que llora: distraerlo. Muchos taxistas tienen la capacidad de hablar en voz baja, de casi nada, durante horas.

Por otra parte, conducir un taxi en Nueva York es considerado uno de los trabajos más peligrosos. Si se deben pasar diez horas o más cada día, conduciendo por una ciudad congestionada, seguro que aparecerán bastantes ocasiones en que se puedan sufrir accidentes a causa de otros automóviles, peatones, tráfico, clima, o lo que sea.

Por otra parte, los conductores de taxi suelen llevar cantidades importantes de dinero en metálico, por esta razón, si levanta la mano un tipo sombrío, con sonrisa espeluznante y un hacha en la mano, es mejor no parar.

Nuevos tiempos

El trabajo de conductor de taxi, ha sido una buena opción durante la mayor parte del siglo pasado, sin embargo, gracias al GPS y gran número de otras tecnologías digitales, el sector se encuentra completamente agitado, puesto que soplan vientos de cambio.

Los mismos vehículos están cambiando, convirtiéndose pequeñas cápsulas de confort, mientras que los servicios de viajes compartidos, sin necesidad de licencia y de propiedad privada, se están convirtiendo en empresas de taxis profesionales con mucha rapidez.

Para aquellos a quienes les gusta conducir y además relacionarse con personas desconocidas, trabajar como conductor de taxi, seguramente sea una buena opción. No habrá dos días exactamente iguales, se acabarán conociendo todas las travesías secundarias de la ciudad y se coincidirá con gran cantidad de gente peculiar.

Sin embargo, siempre se debe tener en cuenta que los pasajeros le están confiando sus vidas, así que es importante llevarlos a donde sea que vayan, de la mejor manera posible… aunque tampoco se arriesgue demasiado.

Y, por favor, siempre tener en mente que el interior del coche debe dar buena sensación. Nadie quiere viajar en un vehículo que se parece y además huele a una habitación cerrada.

! Animo ¡

Comienza tu entrenamiento

Si quieres, hoy mismo puedes empezar a preparar tu examen

Si tienes preguntas, dudas, o decides apuntarte al entrenamiento para la Cartilla de Taxi, nos puedes contactar por WhatsApp, por llamada telefónica o por correo electrónico.

Deja un comentario